De la memoria no del texto.

Quieren decir que tenía el nombre de Quijada o Quesada...por conjeturas, verosímiles, se deja entrever que se llamaba Quijana.



martes, 28 de diciembre de 2010

Capítulo III, 2

Cervantes mezcla modalidades narrativas, de moda en esa época, subordinándolas primorosamente a la línea central y a la ficción realista de la historia de don Quijote. En mitad de la Mancha enfrenta un personaje que imita a los héroes de las novelas de caballerías con otro que procede directamente de la picaresca ,el ventero es un pícaro ,pertenece al mundo que hemos visto en El Lazarillo, no hubiera desentonado en otra de las obras de Cervantes, la novela corta; Rinconete y Cortadillo. A ese mundo de la picaresca pertenecen las dos prostitutas -la Tolosa y la Molinera-, hijas, respectivamente de un remendón y un honrado molinero ,molinero era el padre de Lázaro, la sola mención del oficio remite a gente de poco fiar y con escasa fortuna en sus matrimonios, arrieros otro tipo literario y folclórico con los que se debe guardar todo tipo de precauciones, etc. Esa venta no es un lugar recomendable, sin duda. Don Quijote sale triunfante de ese lugar , el ventero no quiere problemas y "colabora" en la ceremonia de investidura. Entra en la locura del hidalgo por diversión y por miedo a mayores altercados.Al ventero de deben los consejos para ajustar la locura libresca de don Quijote al mundo real: que no volviera a salir a la aventura sin dinero, camisas limpias, botiquín de emergencia y un escudero.
La Tolosa también intenta imitar las fórmulas de estas ceremonias, a ella se deben ,con toda su crueldad, ironía y ternura estas palabras:
-Dios haga a vuestra merced muy venturoso caballero y le dé ventura en lides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario