De la memoria no del texto.

Quieren decir que tenía el nombre de Quijada o Quesada...por conjeturas, verosímiles, se deja entrever que se llamaba Quijana.



viernes, 31 de diciembre de 2010

Yo sé quien soy -respondió don Quijote-; y sé que puedo ser no sólo los que he dicho, sino todos los Doce Pares de Francia, y aun todos los Nueve de l

Para reflexionar. Las palabras que titulan este post y la maravillosa prosa cervantina que sigue ; “historia sabida de los niños, no ignorada de los mozos, celebrada y aun creída de los viejos; y, con todo esto, no más verdadera que los milagros de Mahoma”.
Esta última irreverente expresión, (tendría problemas en la actualidad), junto con el hecho de que sea un cura el que esté dispuesto a quemar los libros del hidalgo nos indican la clase de persona que debía ser Cervantes en su relación con las dos religiones dominantes de la época y en la zona.
La quema de libros, una constante histórica ,parece que ya se hacía en la España del XVII. Recuérdese que es el motivo central , imagen símbolica de esa gran obra de Manuel Rivas situada en A Coruña Los libros arden mal.
Situos que hablan del Quijote:
http://laacequia.blogspot.com/2008/06/primer-regreso-al-hogar-cap-15.html#ixzz19hmJLsUw
Juan Luís García
http://sebuscanlectores.blogspot.com/2008/06/velando-armas.html

Lectura visual de Javier García Riobó
http://jgriobo.blogspot.com/search/label/quijote

No hay comentarios:

Publicar un comentario