De la memoria no del texto.

Quieren decir que tenía el nombre de Quijada o Quesada...por conjeturas, verosímiles, se deja entrever que se llamaba Quijana.



domingo, 2 de enero de 2011

1ª Salida.

Entre los especialistas existe la certeza, casi de forma unánime, de que Cervantes comenzó a escribir El Quijote como si fuera una Novela ejemplar más. En origen sería un relato breve que abarcaría los seis primeros capítulos: desde que el hidalgo se vuelve loco hasta el juicio de los culpables de dicha locura por el cura y el barbero.
Una obra, por tanto, con enseñanza morluna mesa de trucos, donde cada uno pueda llegar a entretenerse, sin daño de barras; digo, sin daño del alma ni del cuerpo, porque los ejercicios honestos y agradables antes aprovechan que dañan.
La virtud moral que subyace en la propuesta cervantina es la eutrapelia de raíz aristotélica (aclaro: una forma de ver el mundo y juzgarlo a partir de un justo medio que no excluye, sino todo lo contrario, el entretenimiento amable
La colección de Novelas ejemplares cervantinas es un muestrario de formas narrativas (ejemplos a la italiana, picaresca, pastoril, bizantina, etc.) que se completaría, así, con la de caballerías, que se hubiera echado de menos en una colección construida con dicha idea. Todas ellas, además, tienen un aspecto común: Cervantes cambia las normas de estas modalidades desde dentro (en esto consiste la parodia). Por ejemplo, en Rinconete y Cortadillo usa de la picaresca, pero los jóvenes no son exactamente pícaros ortodoxos; en El casamiento engañoso toma la novela breve italiana, pero le inyecta dentro una fábula, El coloquio de los perros, que es otra forma de picaresca, pero cuyos protagonistas son perros; La gitanilla sería un relato pastoril, pero protagonizado por un sector marginal de la población española y en un espacio real. La intención de El Quijote sería, por lo tanto, parodiar el relato de caballerías desde dentro extrayendo lo mejor de él pero en otro espacio estético.
El Quijote se propone la verosimilitud realista. Esta es la razón principal para considerar la obra como la mejor novela de todos los tiempos: a partir de ella es posible reconstruir todas las formas narrativas existentes excepto, claro está, las que provienen del cambio mental que se produce en el siglo XX a partir de las vanguardias.
Sobre esta novelita hipotética, germen del Quijote, tendríamos varias propuestas:
1º.- Cervantes se dio cuenta del potencial de sus personajes y de la historia y la continuó de inmediato.
2º.- Cervantes la difundió antes de proceder a su continuación. Sabemos que lo hizo con el resto de las Novelas ejemplares, que se conocieron a través de manuscritos. Este hecho solucionaría uno de los debates permanentes sobre el Quijote: tenemos referencias de que se conocía a don Quijote antes de la fecha de 1605 que figura impresa en la primera edición y tanto en los primeros capítulos como en el Prólogo hay alusiones a su fama. Si existió de forma independiente esta novelita, Cervantes la integró tan perfectamente en el texto último que no se resiente del cosido. Quizá la única circunstancia que quede es el uso de los romances de transmisión oral dentro de la locura del hidalgo, que no vuelve a ser explotado con posterioridad.
En la novela final, estos capítulos constituyen la necesaria construcción privada del héroe, que no puede presenciar su escudero porque se hubiera dado cuenta de su mentira fundacional: no es un auténtico caballero

No hay comentarios:

Publicar un comentario