De la memoria no del texto.

Quieren decir que tenía el nombre de Quijada o Quesada...por conjeturas, verosímiles, se deja entrever que se llamaba Quijana.



martes, 8 de febrero de 2011

Novela mediterranea

El relato del cautivo es un texto de literatura mediterránea, como lo fue la inaugural Odisea. El Mediterráneo como ámbito y tema ha llegado hasta nosotros con la misma fuerza que entonces, aunque con otro significado.
Nuestro cautivo ha salido de León para recorrer todo el Mediterráneo y llevarnos a nosotros con él: desde las costas españolas a las italianas, Lepanto, Constantinopla, La Goleta, Orán, Argel, Mallorca... para terminar de regreso en Vélez Málaga.
Pero no hay sólo geografía en este relato, sino vida: barcos de las armadas españolas y turcas, pequeños pesqueros, corsarios turcos y franceses. Hay batallas y paz, emociones, ideales y esperanzas. Aunque el argumento se irá derivando hacia lo políticamente correcto, percibimos en las alusiones a la vida cotidiana de Argel la presencia de cristianos de diferentes procedencias y condición (esclavos, libres, negociantes, frailes), moros, turcos, renegados, etc. En aquel tiempo, en el que el máximo empeño colonizador se daba en América, aun el Mediterráneo era el latido del mundo y eso se percibe en este relato.
Hasta en el mito. Hay un guiño que deja caer Cervantes en el capítulo 41. Se menciona que encuentran refugio en un lugar conocido por la Cava Rumía: que en nuestra lengua quiere decir La mala mujer cristiana; y es tradición entre los moros que en aquel lugar está enterrada la Cava, por quien se perdió España, porque cava en su lengua quiere decir mujer mala, y rumía, cristiana; y aun tienen por mal agüero llegar allí a dar fondo cuando la necesidad les fuerza a ello, porque nunca le dan sin ella; puesto que para nosotros no fue abrigo de mala mujer, sino puerto seguro de nuestro remedio, según andaba alterada la mar.
Con tan pocas líneas, Cervantes introduce la narración del cautivo en la tradición legendaria de la pérdida de España a causa de los amores del último rey godo, don Rodrigo, con esta mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario